En esta época del año, con la llegada del clima frío y las variables en las temperaturas mínimas y máximas, se deben reforzar las medidas de prevención en los hogares para evitar la posible circulación de virus o infecciones respiratorias. Hay que tener en cuenta que entre los meses de julio y agosto el 60 por ciento de las consultas ambulatorias en los hospitales públicos son por infecciones respiratorias, incrementándose de mantera exponencial el número de internaciones de niños menores a cinco años. De ahí que con los niños menores de cinco años, las personas ancianas y enfermos crónicas, quienes conforman los grupos denominados de riesgo, se debe prestar mayor atención y reforzar la prevención con adoptando estas acciones que recomienda el Ministerio de Salud: …(Leer más)

-Realizar la cobertura completa de vacunas respetando el calendario anual de vacunación, además de la dosis anual de la vacuna contra la gripe, si se encuentra en alguno de los grupos de riesgo.

-Lavarse las manos con agua y jabón cada vez que se ingrese a interiores, se vayan a preparar o consumir alimentos y tanto como sea posible. También es importante enseñar a los niños a higienizarse frecuentemente las manos, tanto en la escuela como en el hogar.

-Al toser o estornudar, cubrirse la boca y nariz con pañuelos descartables o usar el ángulo interno del codo.

-Eliminar en lugares seguros los pañuelos descartables inmediatamente después de usarlos.

-Abrir ventanas para ventilar y permitir la entrada de sol en casas y ambientes cerrados (habitaciones, oficinas, aulas, etc).

-Limpiar los objetos de uso frecuente como mesas, teclados de PC, teléfonos, picaportes, etc.

-No compartir cubiertos, bombillas ni vasos.

-Las mamás deben mantener la lactancia materna, sobretodo en bebés menores a seis meses.

-Evitar la permanencia de niños en lugares muy concurridos.

-Consultar al médico rápidamente ante la presencia de cualquiera de los siguientes síntomas: decaimiento general, congestión nasal, tos, fiebre y/o dificultad para respirar

-No asistir al lugar de trabajo o al colegio, si se presentaran alguno de los síntomas antes descriptos.

¿Qué es la gripe?

La gripe o influenza es una enfermedad viral respiratoria que se presenta, por lo general, en los meses más fríos del año. Al igual que otras infecciones respiratorias, se transmite por contacto con secreciones de personas infectadas, a través de las gotitas que se diseminan al toser o estornudar, y de superficies u objetos contaminados con estas secreciones.

Los síntomas de la gripe son: fiebre mayor a 38ºC, tos, congestión nasal, dolor de garganta, de cabeza y muscular y malestar generalizado.

En los niños, pueden presentarse también problemas para respirar, vómitos o diarrea, irritabilidad o somnolencia. Ante estos síntomas, es necesario consultar inmediatamente al centro de salud más cercano para recibir atención médica.

¿Quiénes deben recibir la vacuna anual contra la gripe?

Deben recibir la vacuna anual todas las personas que se incluyan dentro de los grupos de riesgo: trabajadores de la Salud, embarazadas en cualquier semana de la gestación, mamás de bebés menores de 6 meses, niños/as de 6 a 24 meses, niños/as y adultos con enfermedades crónicas -respiratorias, cardíacas, renales, diabetes, obesidad mórbida, con receta médica-, y mayores de 65 años.

Todos los bebés y niños/as de 6 a 24 meses deben recibir 2 dosis de esta vacuna con un intervalo mínimo de cuatro semanas entre las mismas. Asimismo, los niños de 2 a 8 años inclusive, que se vacunan por primera vez contra la gripe, deben recibir 2 dosis, respetando también un intervalo de cuatro semanas.

Dudas y consultas:

Área de Epidemiología del Ministerio de Salud de Córdoba

Rosario de Santa Fe 374, 2do piso, San Roque Viejo, Córdoba Capital

Tel.: (0351) 434-1543/44 / Guardia 24 hs.: (0351) 153-463803

E-mail: epidemiologia@cba.gov.ar / epidemiologiacordoba@gmail.com