Más de 2.000 personas solidariamente se reunieron en Villa María para aplaudir a su ídolo, Abel Pintos que no cobró un centavo para que Joaquin Chanquía pueda viajar a Tailandia. Una historia que va de la mano de Marisa, esta mamá valiente que nunca bajó los brazos, que logró juntar 10.000 kilos de tapitas, distintos eventos, culturales, deportivos, sociales, es que no es fácil conseguir $500.000, el costo que sale todo el combo, incluyendo un mes estadía en el país asiático, allí le implantaran en un segundo tratamiento, células madre, teniendo en cuenta lo logrado en el primer viaje, las expectativas son muy grandes con respecto al mejoramiento del niño. Cabe recordar que con la recaudación lograda este sábado pasado se habría alcanzado el objetivo y en poco tiempo, Marisa y Joaquín estarán volando hacia una nueva esperanza.