Cuando el grito peñero resonó en toda la ciudad y los fuegos de artificio dieron paso a la primera velada, la gente que había llegado desde temprano al Anfiteatro empezó a generar el clima festivalero característico de la ciudad. El Festival en su carácter ecléctico y sorprendente dio paso en primer lugar a la explosión juvenil de Rombai. La banda uruguaya hizo bailar al ritmo de su cumbia pop cautivando a todo el público adolescente. Luego, Soledad, tuvo su momento especial, festejando sus 20 años con la música en el Festival de Festivales. A continuación la cantante pop de mayor crecimiento en el país en el último año, Lali, repasó los hits de su disco A Bailar, en lo que fue su segunda presentación en el Festival. El romanticismo, la poesía y destreza de Abel Pintos convocó a todos a cantar las canciones que le han permitido su gran reconocimiento popular, repasando sus éxitos y letras de su último disco. Para el cierre, el Festival, con la presencia de Sergio Galleguillo preparó el carnaval y de esta manera toda la chaya riojana estuvo presente en el Anfiteatro Municipal de Villa María.