Palpitamos otro 8M y, lejos de celebrarlo, las mujeres de Hernando debemos poner otra vez el grito en el cielo. Desde Mujeres Autoconvocadas Hernando queremos compartir nuestro repudio a un episodio de abuso sexual en la vía pública que vivió una mujer de nuestra ciudad en manos de un varón.
Con el consentimiento expreso de la víctima de hacer pública su experiencia, no sólo rechazamos y repudiamos lo sucedido, sino también queremos advertir a la comunidad sobre estas situaciones de violencia machista.
El pasado jueves 4 de marzo del corriente año, alrededor de las 22 horas, una mujer de nuestra ciudad, que se transportaba en bicicleta, al llegar a la esquina de las calles Esteban Piacenza y Soldado Carrascull siente que se le acerca una persona en motocicleta. Al acercarse lo suficiente, el sujeto la violenta tocándole impunemente las nalgas, para luego acelerar y
adelantarse rápidamente. La víctima no pudo reconocer a la persona en cuestión debido a que la motocicleta no tenía patente y además llevaba casco. Lo único que pudo advertir es que se trataba de una persona masculina.
De acuerdo al relato compartido, tomamos conocimiento de que no es la primera vez que un individuo masculino con las mismas características abusa en la vía pública a mujeres de nuestra ciudad.
Llamamos a la reflexión de todas, todos y todes para que dejemos de naturalizar estos hechos y comencemos a entenderlos como situaciones donde, el machismo encarnado en los varones, se expresa de forma violenta y abusadora sobre los cuerpos de mujeres y disidencias.
Asimismo, invitamos a toda persona que haya vivido una situación similar a contactarse con MAH (Mujeres Autoconvocadas Hernando), para acompañarla y/o asesorarla.
Exhortamos a instituciones, medios de comunicación y comunidad en general en profundizar las acciones de concientización, prevención y justicia para que este tipo de hechos dejen de pasar desapercibidos y sean identificados como lo que son: casos de ABUSO que se engloban dentro del concepto de violencia sexual hacia las mujeres y que debemos comprometernos en erradicar.
Este 8M, con más de 60 mujeres argentinas asesinadas por femicidas en lo que va del año, no podemos dejar pasar ninguna violencia más. No hay nada para festejar.
Comprometámonos seriamente. Vivas y libres nos queremos!