Después de una gran sequía, las lluvias caídas en los últimos tiempos, hizo llegar a su nivel máximo el vertedero del Dique San Roque, con esto se asegura el agua para este invierno.