Desde 2008, la cartera educativa provincial acompaña a las escuelas en acciones de prevención de las adicciones, a través del Equipo De Convivencia Escolar. Con el transcurso de los años, esta temática se ha complejizado cada vez más, demandando mayor especificidad en su abordaje.

Ante esta situación, el Ministerio tomó la decisión de constituir, en 2015, un equipo multidisciplinario que trabaje articuladamente con otras áreas gubernamentales, particularmente con la Secretaría de Prevención y Asistencia de las Adicciones dependiente del Ministerio de Salud provincial.

La información que surge del primer año de implementación de este programa da cuenta que 88 escuelas (tanto de gestión estatal como privada) realizaron demandas relacionadas con esta temática. De ese total, el 36 por ciento pertenecen al interior, mientras que el 64 están ubicadas en Córdoba capital.

Al respecto, el subsecretario de Promoción de la Igualdad y Calidad Educativa del Ministerio de Educación, Horacio Ferreyra, destacó que del total de consultas, sólo 14 escuelas realizaron demandas por presunto consumo en la escuela.

El funcionario explicó además, que la mayoría de demandas fue por temas de capacitación y prevención. “Es decir, docentes y directivos nos consultaron acerca de cómo enseñar y cómo abordar esta temática con adolescentes y jóvenes, situaciones que hemos podido atender de manera conjunta con las escuelas”, expresó.

Por otro lado, vale destacar que, ante estas situaciones, las escuelas cuentan con una “Guía de Intervención Escolar, donde se involucra consumo o presencia de drogas” para afrontar presuntas situaciones de consumo o adicción en el ámbito escolar.

De la primaria a la secundaria

Por la incidencia en el entramado social del flagelo de las adicciones, esta temática ha sido incorporada en las currículas de los distintos niveles educativos para fortalecer la concientización y la prevención del consumo de sustancias durante toda la trayectoria escolar de los estudiantes.

Con esta iniciativa específica se procura promover acciones preventivas para las adicciones y el consumo de drogas desde las instituciones educativas, fortaleciendo las capacidades de niñas, niños, adolescentes y jóvenes que transitan las escuelas de la Provincia de Córdoba.