Y una vez más el clima dio por tierra con el esfuerzo de mucha gente y con la ilusión de otras tantas. Como ocurriera en varias oportunidades, la noche central de la Fiesta Nacional del Maní se vio empañada por la lluvia, y todo lo que estaba programado hubo que modificarlo sobre la marcha, con todas las complicaciones propias de lo que tiene que reprogramarse inesperadamente. Después de corridas, apuros, enojos y eso que produce lo  impensado, la Noche de Gala (reducida, de acuerdo a su proyecto inicial) se desarrolló en el Salón Social del Club Estudiantes, en lugar del escenario mayor, con los desajustes inevitables por la urgencia. Sobre el escenario el grupo local «De Contragolpe» le puso todo el fervor de seis jóvenes que hicieron un excelente trabajo, premiado con aplausos de pie por el público; merecidos por la actuación de primer nivel que realizaron. Luego, la ya clásica elección de la nueva Reina,Virreina, Princesa y Embajadora que nos representarán hasta la próxima edición. Como broche de oro, Fabricio Rodriguez, su voz, su armónica y su conjunto brindaron un Magnífico Show musical, paseando por todos los géneros, en una demostración de enorme talento que le puso la rúbrica a una noche cargada de situaciones generadas por la lluvia. De afuera todo parece fácil, pero para quienes tuvieron que afrontar todo lo que generó el clima sin dudas que no lo fue. Es por ello que debemos comprender que todo lo sucedido no ha sido sino un factor que pareciera ser algo «adherido» a la Fiesta Nacional del Mani, se haga en la fecha que se haga: el mal tiempo.