Varios hechos delictivos se están dando en Hernando en los últimos tiempos y no hay respuestas concretas sobre esclarecimientos. A los robos y desorden generalizado en los domicilios de Alberto Frencia (dos veces en 15 días), Sergio Medina (sobre calle Irigoyen) y Daniel Bruno (sobre calle España), se sumaron este fin de semana hechos similares en los domicilios de Gustavo Giustetto (España al 500) y Marcelo Destefanis (calle Dorrego entre 9 de julio y Chile). Una de las características comunes es que más allá del robo de algunos elementos tipo celulares, algo de dinero en efectivo y notebooks se realiza un desorden total en los domicilios a los que ingresa o ingresan los malvivientes. Un punto llamativo es que en los dos últimos robos –de Giustetto y Destefanis- quienes ingresaron dejaron sendas mochilas vacías. Si es un descuido de los ladrones ocurrió dos veces y si es una marca distintiva, como el desorden, lo comienzan a hacer valer donde entran. De todas formas no está probado que en todos los casos se trate de las mismas personas. Otro hecho grave ocurrido en la ciudad, que no habría sido denunciado, se produjo el sábado 10 de noviembre mientras una fuerte lluvia azotaba la ciudad. Un matrimonio regresaba a su casa y mientras la mujer ingresaba a la casa interceptaron al hombre mientras entraba el vehículo y a punta de pistola lo hicieron ingresar al domicilio donde redujeron a ambos. En este caso, un hecho sumamente grave de entradera, se habrían llevado una buena suma de dinero en efectivo. El hecho ocurrió en una vivienda de calle México. La Policía no logra encontrarle la vuelta a la situación y en estos días se habría producido una reunión entre las autoridades policiales y municipales para tratar el asunto.