Marina está participando, con el patrocinio de Rotary Club Hernando, a través del Distrito 4815, del Programa de Intercambio de Jóvenes de Rotary International. La joven Marina Verra fue recibida por el Rotary Club Juárez Centro, perteneciente al Distrito 4110 de México, siendo su consejero Dante Amato Tejeda y su familia anfitriona la de Eduardo Ibarra Molina y Rosa Idalia dela Garza. Ella cuenta: «Me da mucho gusto poder contarles mi experiencia. La verdad no sé por dónde empezar. Antes de venirme a México tenía un montón de dudas, de miedo, no sabía con que me iba a encontrar. Pero sabía que eso era parte del intercambio y que era algo normal. Apenas supe de la cuidad en donde pasaría estos tres meses (Ciudad Juárez) me puse a investigar y la verdad que todas las noticias eran feas y me daba un poco de miedo pero ahora que lo veo no es así, solo hay que tener cuidado pero es una ciudad muy linda. También, cuando me dijeron cual iba a ser mi familia anfitriona, me puse en contacto con ella, y así me saque muchas dudas y miedos. Estoy muy feliz de la familia que me toco, me recibieron muy bien y para ellos soy una hija mas. Son 6 integrantes, mamá, papá y 4 hermanos. Estoy más que agradecida con ellos porque de verdad que me siento como “en mi casa”. Aunque por momentos se me hace difícil estar lejos de mi verdadera familia, ellos siempre me estuvieron haciendo el aguante y estoy disfrutando cada día de mi intercambio porque esta experiencia se vive una sola vez.
La verdad se pasa muy rápido el tiempo ya hace un mes y medio que estoy en México. Por suerte me adapte muy bien a sus costumbres y la verdad que me gusta mucho; excepto la comida picante que no logro acostumbrarme a ella.
Ya tuve contacto con mi club de Ciudad Juárez, ya que mis papas son rotarios. Fueron muy gentiles y amistosos conmigo, mucha gente se interesa por Argentina y todos quieren conoces Bariloche y me preguntan sobre Messi y Maradona.
Por suerte no tuve ningún problema en mi intercambio, todo es hermoso, aparte aprendí no solo las costumbres de México sino también a crecer como persona y a darme cuenta de lo mucho que tengo.
Como yo elegí el intercambio corto no es obligación ir a la escuela pero yo decidí ir, me gusta mucho porque es muy diferente a lo que acostumbro, me adapté muy bien a mis compañeros de clase y a mis profesores.
También conocí a muchos otros intercambistas, hay de todas partes (Bélgica, Brasil, Taiwán, Tailandia, Corea del Sur, Alemania, Hungría) y en mi cuidad yo soy la única Argentina.
Tengo clases de francés, química, economía de México, plan de vida y una clase de sólo extranjeros y aparte como actividad extra voy a fitness.
Con el idioma no tuve problemas, porque en México hablan español, solo que hay algunas palabras típicas mexicanas que no conocía y por lo tanto no entendía.
Por último, quería agradecer infinitamente a Rotary por haberme permitido poder hacer este intercambio y por interesarse por mí. La verdad que me sirvió de mucho y nunca me voy a olvidar de esta hermosa experiencia.