“Es la primera prueba donde se puso en marcha todo el proceso de lo que vamos preparando para la apertura de la temporada y la posibilidad de parte de los ciudadanos de movilizarse hacia otros puntos de la provincia o el país”, destacó Roberto Giménez, director de Seguridad de Villa Carlos Paz.
Para el funcionario, el balance fue positivo y señaló que las horas de más movimiento fueron el sábado entre las 10 y las 13. En cuanto a los controles señaló que hicieron retornar a más de 2.500 vehículos que no tenían ningún tipo de justificación para ingresar a la ciudad.
Cabe recordar que durante el fin de semana sólo se permitió el ingreso de aquellos que tengan una propiedad en Carlos Paz.

Giménez reconoció que lo más complicado fue controlar los ríos y hacer las recomendaciones pertinentes a la gente. “El domingo se evolucionó en ese tema y el comportamiento de la gente fue bastante bueno y no tuvimos mayores inconvenientes. Algunos sí estaban enojados porque no estuvieron habilitados los asadores en la zona balnearia”, describió.