El pasado fin de semana tuvo para Hernando dos hechos contrapuestos: una celebración y una dolorosa pérdida. El sábado 20, coincidente con el día de la Bandera, el Club Atlético Estudiantes cumplió 66 años de vida, a partir de aquel 1939 en el que fuera fundado en las aulas del la Escuela Superior de Comercio, hoy Santísima Trinidad, y el mismo día se despedía de la vida terrena Nelzo «Tito» Devalis, un hombre que pasó sobre el escenario buena parte de su existencia, ya sea como actor y también como Director. Para estos dos acontecimientos, son muy distintos los sentimientos. Para uno, la satisfacción de ver un club que sigue su camino en la búsqueda de un lugar dentro de las grandes instituciones, cuyo sello principal es la Fiesta Nacional del Maní y para Tito, la profunda tristeza de perder a un amigo que permanentemente puso de manifiesto su vocación por el escenario, sobre el que cosechó los merecidos aplausos de quienes lo vieron desarrollar sus trabajos actorales, con la idoneidad que sus condiciones le otorgaban. Además, fue el último director de un grupo vocacional  que a lo largo de muchos años fue uno de los emblemas de nuestra ciudad: el Grupo de Teatro Vocacional «Enrique Colina». Un brindis por el C.A.E. y un  sentido adiós para  Nelzo, que si el más allá existe seguro ya estará preparando su próximo estreno.