Para el día de hoy  tenemos una «carta gastronómica» de  enorme valor «nutritivo»  para 40 millones de comensales. Si bien la nómina de «cocineros» es más amplia,  tres de ellos son los que cuentan con mayores posibilidades de erigirse en  «propietarios del comedor» y, por ende, los que acapararán la atención de la «clientela». Este domingo 25 de Octubre la mesa lucirá espectante, con  mantel celeste y blanco en honor a la circunstancia, platos y cubiertos acordes con el momento, un tierno pan de ilusiones para compartir y vino para el brindis por el éxito de todos. Toda vez que se preparó la mesa para este tipo de eventos, el deseo de los «participantes del almuerzo» fue siempre el mismo: que el provecho de la comida sea igualitario, sin importar si los que asistieron están con trajes de gala o uniformes de trabajo. Este incomparable y amado país, por decisión de sus habitantes tendrá (por resultados de las urnas) nuevo «cocinero». A quien sea el responsable  de programar el menú para los próximos cuatro años, sólo le pedimos responsabilidad, entrega,transparencia y sinceridad.  Lo demás  es deber de cada uno de nosotros . Un pedido muy especial: a los que  por razones de elección del electorado no sean elegidos para «empuñar la sartén», que colaboren  poniendo la mesa, distribuyendo el pan, acomodando los cubiertos, recogiendo las migas de la sobremesa, porque más que la jerarquía del cargo está la participación para que cada reunión junto a la mesa sea lo más fructífera posible, aunque sobre ella no haya platos sofisticados ,vinos selectos ni postres hechos por expertos. Por la República Argentina, que mañana sea un día que merezca recordárselo siempre. ¡SALUD..!