Cuando en la escuela, más allá de llevar adelante el plan educativo convencional de siempre, se abren nuevos caminos para mejorar, no sólo el presente de los alumnos y sus familias sino el futuro de una sociedad, es altamente significativo el trabajo que se lleva a cabo. La escuela Gdor. José F. J. Díaz desde hace ya varios años ha incorporado  a su tradicional labor aulica  una actividad paralela en la que los alumnos son los principales protagonistas, apoyados por maestros  y padres que integran la Comisión Cooperadora. En un principio el vidrio fue el punta pie inicial de un proyecto que después se extendió a la Lavanda y que hoy ya ha incorporado otras actividades – reciclado, secado de hierbas aromáticas, fabricación de mandalas  etc. en un espacio  denominado «El Refugio Verde». Resulta magnífico ver el interés de los chicos explicando el cómo y el porqué se desarrolla  todo este trabajo, que aunque parezca ajena al aprendizaje de letras y números, es el complemento ideal para una educación integral, en la que no sólo se aprende sino que se comienza a compartir, diseñar, discutir y llevar a cabo una salida importante para el consumo y para el bolsillo ¡Felicitaciones, chicos y grandes…! porque al entusiasmo de los alumnos se le suma la dedicación y la entrega de los maestros y padres: la mejor manera de construir una sociedad productiva.