Veinticuatro jóvenes de la ciudad participaron hace unas semanas de una fiesta clandestina en una granja de zona rural de Río Tercero. En el evento se llevó a cabo un procedimiento de desalojo a cargo de personal policial y de Defensa Civil municipal, donde se logró identificar a organizadores y asistentes (seis de los 24 son menores de edad). Para los organizadores (dos jóvenes mayores de 18 años, familiares de los dueños del lugar) la multa económica rondaría los 200 mil pesos en efectivo sin opción a trabajo comunitario. Pero para los asistentes, a los que les correspondería una multa cercana a los 40 mil pesos, el Intendente municipal les propuso sustituir el valor económico de la penalización por quince horas de trabajo comunitario.

Siete de los 24 jóvenes ya habrían expresado su voluntad de sustituir la multa por trabajo comunitario y sólo resta que concreten la solicitud por escrito- El resto tendría toda esta semana para decidir si aceptan el trabajo comunitario o prefieren pagar la multa económica. La semana venidera el Juzgado de Faltas municipal estaría en condiciones de emitir las resoluciones de las causas.