El martes 30 de abril iniciaron su viaje hacia Hiroshima (Japón) las 1000 grullas del proyecto “La Paz acá y allá” de Rotary Club Hernando. Las mismas fueron armadas, en respuesta a la iniciativa del club rotario local, por integrantes de la entidad y sus grupos juveniles (Rotaract e Interact) junto a sus familias, particulares, Carancho`s Team, alumnos del 4º Año “B” del Instituto “Divino Corazón” y de la Universidad Nacional de Villa María como así también de la Escuela “Florentino Ameghino” de Bell Ville por iniciativa del club rotario de esa ciudad. Luego de la “intervención urbana” realizada en 2012, cuando en diferentes espacios públicos e instituciones de nuestro medio aparecieron grullas armadas por los alumnos de nivel primario de las escuelas de Hernando, el club rotario local envió mil grullas al “Monumento de Sadako Sasaki”, niña que dio origen a la leyenda de las grullas como símbolo de la paz a nivel mundial, ubicado en el “Parque Memorial de la Paz” de Hiroshima (Japón).
Rotarios de esa ciudad oriental, que están en contacto con los rotarios hernandenses, serán los encargados de depositarlas en ese lugar.
Shozo Yamada, socio de Rotary Club Hiroshima Este, quien perdió a su hermana mayor como consecuencia de la bomba arrojada sobre esa ciudad el 6 de agosto de 1945, en su memoria se ha comprometido a llevar las grullas que se envíen desde Hernando a ese monumento al cual, en forma permanente, llegan estas grullas -armadas con la técnica de origami- desde distintos puntos del planeta.
Cada grulla lleva el nombre de la persona o institución que la armó además de la rueda rotaria y la bandera argentina.
Cabe destacar que a mediados de este mes, para cuando está prevista la llegada del envío de las grullas armadas en Hernando, Hiroshima será sede de unos de los “Foros de Rotary para la Paz Mundial”, organizado bajo el lema “La paz empieza por ti”, evento que contará con la presencia del presidente de Rotary International Sakuji Tanaka.
El objetivo de este encuentro es estudiar las alternativas y reflexionar sobre el poder que cada uno de nosotros tiene para promover la paz en nuestra vida diaria y en nuestras comunidades.