El gobernador Juan Schiaretti inauguró esta tarde en barrio Ampliación Centro América  la séptima sala cuna creada en el marco del plan integral “Por la flia”, que funciona en el ámbito de la Secretaría de Equidad y Promoción del Empleo.

“Los pueblos tienen que cuidar a los más chiquitos, porque ellos son la esperanza de que la sociedad mejore”, señaló el mandatario provincial antes de cortar la cinta que habilitó el acceso al local ubicado en José Franco 541.

Alejandra Vigo, secretaria de Equidad y Promoción del Empleo, hizo entrega de juegos didácticos para los más de 60 niños de entre 45 días y 3 años que concurrirán a la sala.

Al dirigirse a las familias que concurrieron al acto, Schiaretti pidió a las jóvenes madres que se registren para que apenas comience el embarazo tengan la atención adecuada. “El objetivo es que nazcan niños sanos, y eso solo se puede conseguir con los controles imprescindibles, desde que están en el vientre materno”.

También se refirió a las posibilidades de trabajo y estudio que se abren para las madres adolescentes a partir del cuidado de sus hijos. “Hay que acordarse que para ser libre y progresar la clave es la educación”, subrayó el Gobernador.

Recordó su pertenencia a la seccional 13, donde se encuentra la sala cuna inaugurada hoy bajo el nombre “Enrique Angelelli”, y dijo que él y algunos de sus amigos pudieron formar parte de la clase media gracias al estudio y la concurrencia a la universidad.

También agradeció la “activa participación” de las madres y de distintas organizaciones barriales “que son el brazo extendido para llegar a todos los sectores y, especialmente, a los más vulnerables”.

Cabe recordar, que el proyecto contempla la habilitación de 1.500 salas cuna en toda la provincia para la atención de 75 mil niños de entre 45 días y 3 años.

A su vez, ya están en marcha las salas de 3 en todos los establecimientos educaciones de la provincia de Córdoba con el propósito de darle continuidad al programa que se inicia con el cuidado de la embarazada, sigue con el recién nacido y tiene continuidad con la escolarización.

La séptima sala cuna lucía en la jornada inaugural en todo su esplendor con los distintos ambientes recién pintados y equipada con aire acondicionado, toboganes, sillas, mesas y mamaderas, además de los flamantes juegos didácticos.

Carlos Butalla, presidente de Asociación Civil Sal y Luz, entidad a cargo de la sala, agradeció el apoyo de la Provincia y señaló que ahora están preparados para extender la atención a más niños, porque de los 35 que concurrían pasaron a 60 y ya tiene otros 40 en lista de espera.

Fernanda Rodríguez, una de las docentes, dijo que “los chiquitos reciben aquí toda clase de cuidados que incluyen, no solo la leche fortificada y la merienda, sino también estimulación temprana y controles para que alcancen el peso adecuado para su edad”.

El centro de cuidados infantiles asistirá a familias de toda la seccional 13, un sector con muchas necesidades. Carolina, una mamá de 19 años que participó de la ceremonia inaugural junto a sus dos hijos, señaló que confía en que sus niños “estén seguros y bien cuidados”. Todavía adolescente, reconoce que terminar el secundario es una asignatura pendiente y que tal vez ahora, con los chicos en buenas manos, pueda reanudar los estudios.