Con la organización del Rotary Hernando y la Municipalidad de la ciudad, unos 1.500 niños se dieron cita al POLI, hubo payasos, trapecistas, juegos, peloteros y por supuesto el tradicional chocolate caliente que desde hace años prepara el Club Rotario. Una vez más Dios nos premió con un hermoso día, y ellos los mas chiquitos de la casa disfrutaron de una fiesta inolvidable.