Durante la mañana de este martes comenzaron a arribar a nuestra ciudad los camiones que traen los caños para continuar con la obra de cloacas, los que fueron depositados en el parque automotor del municipio. Se trata de unos 334 caños de 30 centímetros de ancho por 6 metros de largo cada uno que permitirán realizar la cañería necesaria para conducir las aguas tratadas desde la última pileta de desagües cloacales, ubicada detrás del cementerio local, hasta el “Canal Sur” a lo largo de unos 2 kilómetros. Esta obra anhelada por varios años permitirá dar solución al vertido de los fluidos en caminos y campos aledaños, que afectan entre 40 y 60 hectáreas. Los fondos necesarios para realizarla fueron aportados por el gobierno de la provincia sumando unos 750 mil pesos  y se estima que en pocos días se esté trabajando en el sector de los piletones.